Aquel que quiere viajar feliz, debe viajar ligero…

El lunes pasado en La Estantería de Daniel, compartí la segunda lección de vida, titulada: “El cambio comienza en la mente”.  Este artículo nos recuerda que la base de cualquier cambio, está en nosotros mismos e inicia en un lugar muy particular, nuestras mentes. No importa cuales sean los objetivos o metas que posea, si usted creé que será capaz de alcanzarlos, lo logrará.

Tener una mentalidad positiva, sin importar los obstáculos que se presenten en el camino, es haber dado el primer paso para hacer realidad sus sueños.

Aquellas personas que no tuvieron la oportunidad de leer, el primer y segundo artículo y que gustarían hacerlo, comparto los enlaces por medio de los cuales podrán ingresar: Lección 1 y Lección 2.


Previo a iniciar la lección de esta semana, quiero invitarles a echar un vistazo a este pequeño vídeo, el cual es una pequeña introducción a esta lección. Aprovecho esta oportunidad para agradecer a Mauricio Moraga, quien colaboró de gran manera en la creación de dicho vídeo.

Sin más preámbulo, les dejo la tercera lección, espero que la disfruten…

Lección 3: “Aquel que quiere viajar feliz, debe viajar ligero…”

Antoine de Saint-Exupéry

Durante mi travesía, llevé a todas partes un enorme bulto sobre mi espalda. Al inicio este era lo suficientemente ligero para ir de un lado a otro sin problema, sin embargo conforme pasaron los días, se volvió más pesado, hasta el punto que era incapaz de levantarlo. De cierta manera, este comenzó a estorbarme, ya que debía ir más despacio, descansar con más frecuencia y finalmente llegó a impedirme continuar. Recuerdo haber estado sentado un par de horas, en una pequeña banca en las afueras de la estación central de trenes de Innsbruck en Austria, hasta que decidí sacar y tirar a la basura algunas cosas que llevaba en mi maleta, muchas que probablemente durante el viaje nunca iba a utilizar, esto aminoró de manera significativa la carga y me permitió continuar.

mochilero

De esta experiencia, aprendí dos cosas, la primera es que todo lo que se necesita para vivir, cabe perfectamente en una mochila.

¿No lo crees?

Pues haz este simple ejercicio, mira con detenimiento todas las cosas que hay a tu alrededor en este momento. Ahora pregúntate: ¿Cuáles de ellas son realmente indispensables para vivir?

Apuesto a que fueron muy pocas…

Para muchos, las riquezas materiales son un reflejo de su vida y conscientemente o no, asocian las posesiones con su propia identidad y la imagen que tienen de si mismos. Cuantas más pertenencias tienen, más seguros y realizados se sienten.  El problema inicia cuando el peso de las posesiones los agobia y pronto la codicia los convierte en seres sin vida, esclavizados por afanes cada vez más numerosos.

Viajar ligeros se convirtió en un principio de mi vida, decidí dejar de acumular cosas materiales y en su lugar iniciar a coleccionar recuerdos y experiencias, ya que estos no cuestan nada, duran toda la vida y nos producen la misma agradable alegría cuando las recordamos o revivimos.

IMG_6893

La opulencia y las cosas superfluas no aportan valor a la vida, por el contrario estas encarcelan el alma y la destruyen.

La segunda cosa que pude aprender, fue que a lo largo de la travesía por la vida, se van incorporando a nuestro equipaje una serie de elementos como problemas, preocupaciones, limitaciones, miedos y sentimientos que, en el mejor de los casos, sólo retrasa la llegada a nuestro destino final (hacer realidad los sueños), o que en el peor de los casos no nos deja avanzar y nos impide definitivamente llegar a donde deseamos. Pocas veces en el camino, nos detenemos a reflexionar si todo lo que llevamos en nuestras mochilas nos es útil.

Existen aquellos que se aferran al pasado, a los errores, fracasos, prejuicios o estereotipos y olvidan por completo el presente y el porvenir. Es preciso sacar continuamente del equipaje todos aquellos elementos que no le permitan luchar, seguir adelante y alcanzar sus más grandes anhelos y de esta forma abrir espacio para todas las nuevas experiencias que nos hacen crecer y explorar nuestro ser.

TODOS hemos nacido para ser libres, vivir felices y soñar sin límites. ¿Qué está esperando?


La próxima semana en la Estantería de Daniel, no se pierda la cuarta lección, la cual le motivará a salir a encontrarse con usted mismo.

¡Hasta Pronto!

Anuncios

8 comentarios

  1. Que buen artículo inspirador y muy cierto solo la luz del Espíritu Santo y nuestro Señor Jesucristo junto a su madre María pueden guiar todos esos bellos pensamientos adelante usted es una persona muy brillante y le falta mucho por crecer y brillar mas

    Me gusta

  2. Hola, buenos días.

    Que buena lectura, muy emotiva a penas para empezar el día cargado de positivismo….

    Excelente frase escritor del libro “”El Principito””. ……

    Dejar atrás lo que no necesitas te convierte en una persona más libre, sin temor a nada ….. siga adelante… una vez más lo felicito… besos Hermanito.

    Me gusta

  3. Muy buena lección de vida. Me hace mirar hacia atrás y pensar en cuánto he dejado de disfrutar todo lo que Dios nos ha dado y que no logramos ver por concentrarnos en cosas que al final no aportan nada a la verdadera felicidad. Gracias Daniel por estas palabras que me llegan al alma.

    Me gusta

Haznos llegar tu opinión sobre este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s