La meta es importante, pero el camino lo es aún más…

Hace ya cinco semanas, que tomé la decisión de iniciar con el proyecto: “La Estantería de Daniel” y escribir artículos para dar aliento, a todos los que recientemente han dejado de luchar por sus sueños. Todas aquellas personas, que semana a semana me han acompañado a lo largo de esta experiencia, les agradezco sinceramente por el apoyo brindado.

La lección de esta semana, recalca la importancia de contar con metas, propósito y anhelos, sin embargo hace hincapié, en que el camino que se recorre para alcanzarlos, es igual o en algunos casos más importante que el objetivo, y solo aquellos que se proponen aprender y disfrutar del viaje tendrán el éxito asegurado.

Espero que la disfruten.


Lección 5: La meta es importante, pero el camino lo es aún más.

Es curioso, pero después de analizar un poco el comportamiento de la vida, es posible darse cuenta que desde el día en que nacemos, nuestras vidas son valoradas en función de los objetivos que vamos alcanzando. Poco a poco vamos desvalorizando los fracasos y olvidamos que son increíbles oportunidades para aprender, mejorar y que de igual manera que los logros, estos nos ayudan a forjan nuestro destino.

Cuando un niño aprende a caminar, no se exige nada, no se plantea dónde quiere llegar; simplemente empieza a dar pasos y a ver que pasa… experimenta, explora, investiga… por puro placer, por pura curiosidad….y si se cae, se levanta y sigue sin miedo. Por el contrario los adultos, pasan mucho tiempo pensando en lo que deberían hacer y poco tiempo haciéndolo, todo está centrado en el resultado, siempre están esperando llegar a algo determinado.

Dicha conducta, conlleva a que algunos pasen toda la vida compitiendo, con otros e inclusive con ellos mismos por alcanzar más y más objetivos, al punto que van subiendo cada peldaño tan aprisa, que cuando finalmente llegan a la cima, se dan cuenta que no dedicaron un instante a apreciar, todo lo que se encontraba en el camino que han recorrido para alcanzar aquello que anhelaban lograr.

Está bien establecerse metas, retos, trabajar duro en busca de los objetivos y luchar con fuerza para conseguirlos, ¿pero qué hay del camino que recorremos hasta alcanzarlos? ¿Acaso no es igual de importante?

Recuerde que es usted quien marca el ritmo al que quiere ir por la vida, habrá algunos que avancen más rápido que otros, sin embargo no se trata de la velocidad, sino de cuanto disfruta cada momento. Evite compararse con otros y comience vivir su vida de la manera que crea más conveniente, somos seres únicos y nuestras vidas lo son también.

DSC00952

El arte de valorar el camino consiste en abrir los ojos, a todas esas cosas que suceden en nuestro presente, en el ahora. No hay momentos iguales; observe bien y se dará cuenta que todos los días son únicos, nuevos y especiales. Nada en esta vida se repite, de tal manera que sin importar el pasado o cuan incierto sea el futuro,  ninguno de los dos existe, de lo único que estamos seguros es de nuestro ahora.

Sonría, que cada día está lleno de infinitas posibilidades, deje de buscar problemas e inicie a buscar soluciones, deje de preocuparse, reserve y redirija su energía mental hacia la acción, contemple lo que haya logrado y celebre cada uno de sus logros, por más pequeños que sean, es el paso más sencillo para darse cuenta de la gran cantidad de cosas que es capaz de conseguir, haga las paces con su pasado y perdone las heridas, odios y resentimientos que no le permitan ser libre hoy.

Freedom

La experiencia de viajar me permitió ver en lo “ordinario”, oportunidades para aprender y sin dicha experiencia no se encontraría el día de hoy, leyendo este artículo, el cual no posee un contenido novedoso o extraordinario, este es simplemente el producto de reflexionar y detenerme a analizar las pequeñas cosas fui encontrando a lo largo del camino.

Durante esta travesía, me convertí en una persona más agradecida, comencé a creer en mi mismo, aprendí a ver todo desde perspectivas diferentes, comencé a apreciar las pequeñas cosas de la vida, pero sobre todo logré entender que las cosas más valiosas en la vida, no cuestan absolutamente nada y están a disposición de todos quienes saben aprovecharlas.

He de imaginar que algunos de ustedes, ha pensado, ¿cómo rayos puedes decir eso?, con lo difícil que es encontrar algo gratis estos días… Sin embargo mencionaré algunas de esas cosas y verá que no me he equivocado al afirmar que son totalmente gratis: el cariño de una madre, respirar aire puro, la sonrisa de los más pequeños, la libertad, el sonido de la lluvia, soñar, el canto de los pájaros, los atardeceres, el abrazo de un hermano(a), bailar, el sonido de las olas, dormir, un beso, la naturaleza, los buenos recuerdos, los amigos, la familia… en fin, si tuviera que ponerlas todas en una lista, creo que me tomaría varios años poder terminarla.

d42b2a27ce3db2a55005b78addd2b68a1737a989

Que nada, ni la mayor fortuna, nos nuble la vista de lo que verdaderamente importa: tener una buena salud, un buen corazón y disfrutar de nuestros seres queridos…


¡Hasta la próxima semana!

Daniel Rodríguez Abarca.

Anuncios

3 comentarios

  1. […] El lunes pasado en la Estantería de Daniel, compartí el quinto artículo, titulado: La meta es importante, pero el camino lo es aún más. Esta lección pretende recordar lo importante que es disfrutar de las cosas pequeñas, que ofrece la vida mientras alcanzamos nuestros objetivos. Si desea echar un vistazo a dicha lección, presione el siguiente enlace: Lección 5. […]

    Me gusta

Haznos llegar tu opinión sobre este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s