¿Y quién dijo que los sueños tienen fecha de expiración?

Pregúntese si lo que estás haciendo hoy, le acerca al lugar en el que quiere estar mañana.

J. Brown

Sé que ha pasado ya un buen tiempo desde la última vez que escribí algo, sin embargo una de las principales razones por las cuales decidí redactar este artículo, fue por la frecuencia con la que últimamente he visto a diferentes personas a mi alrededor sepultar sus sueños en el olvido, simplemente los dejan ir, sin ser conscientes de que estos son el motor de la vida.

Sin título

En ciertas ocasiones es posible pensar que la manera más fácil de luchar contra esa voz interior, que diariamente atormenta la conciencia preguntando ¿qué hubiese pasado si lo hubiera intentado?, es auto engañarse haciéndose creer que de todos modos dichos sueños no llegaron y nunca llegarán a hacerse realidad.

Y díganme ¿qué cosa duele más que un sueño roto?…

Está dispuesto a vivir el resto de su vida sintiéndose frustrado e impotente de querer algo y no poder alcanzarlo, sentir que el tiempo no se detiene, que los años pasan y que los días siguen sin darle la oportunidad de construir más allá de lo que hace día con día, sentir que nunca es capaz de abrir los ojos para despertar del mundo de fantasía, para ponerse a trabajar en hacer realidad aquello que lleva en lo profundo de su ser.

Sin importar lo que haya pasado, ¿quién dijo que los sueños tenían fechas de expiración?, quién dijo que ya era muy tarde o que no se podían desempolvar y sacar del viejo cajón del olvido, todos esos sueños abandonados para convertirlos en algo real. Indistintamente de su edad, condición económica o tiempo disponible, creo que no hay justificante lo suficientemente válida para dejar de soñar.

Objetivos

Aprender un nuevo idioma, tocar guitarra o piano, comprar una casa, irse de viaje por el mundo, iniciar una nueva carrera profesional, mudarse de ciudad, encontrar el amor de su vida, convertirse en un escritor, compositor o artista, independizarse, conseguir un mejor empleo, comprarse un automóvil, casarse, tener una empresa propia… son muchas las aspiraciones que puede plantearse a lo largo del camino, y que mejor forma de vivir que teniendo siempre un propósito, que sin importar la adversidad de algunos días, le motiven a levantarse cada mañana cargado de motivación y felicidad, al ver que dando lo mejor de usted mismo y trabajando duro día con día,  podrá estar cada vez más cerca de llegar a la meta.

Sin título

Soy fiel creyente de una de las frases de Walt Disney que dice: “si se puede soñar, se puede hacer”, puesto que con el tiempo he entendido que los únicos límites que existen, son aquellos que nosotros mismos nos imponemos.

No permita que la estabilidad que la sociedad nos obliga a tener, le impida aventurarse por el camino de la vida para luchar por sus sueños, quién no arriesga no gana y al final de todo, creo que si de algo llegamos a arrepentirnos en algún momento de nuestras vidas, es de aquellas decisiones, oportunidades y riesgos que no tomamos.

Deje de pensar que habrá una próxima vez y recuerde que de lo único que podemos estar realmente seguros es de nuestro presente, de nuestro hoy. Por lo tanto enfoque toda su energía en construir sus sueños, inicie ahora mismo porque un después puede fácilmente convertirse en un nunca.

preservar

¿Qué pierde haciendo el intento?  La diferencia entre donde estuvo ayer y donde estará mañana, es lo que decida hacer HOY.

Anuncios

Haznos llegar tu opinión sobre este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s